La comunidad zapoteca en el Istmo de Tehuantepec, específicamente en la ciudad de Juchitán, abre sus puertas los días finales de octubre para celebrar el Xhandu, que no es más que una palabra llevada del castellano (santo) al zapoteco.

A finales de octubre, las familias zapotecas construyen sus altares para los familiares que han recorrido el camino al más allá. Los días 30 y 31 abren sus puertas para que vecinos de la comunidad recorran las calles entrando a cada casa y dejando una flor, una fruta o una limosna.

La matriarca de la familia se encarga de recibir esta ofrenda, que generalmente es entregada por la visitante femenina, mientras que el hombre, generalmente el de más edad, recibe al visitante masculino.

Esta tradición se conoce como xhandú, que puede traducirse como la tradición de todosantos.

Fuente: revolución3.0


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *